«

»

Mar 08

La tristeza de Manchester frente al Mar

Lee Harper (Cassey Affleck) es una persona que trabaja reparando todo tipo de problemas en un complejo de edificios. Su labor es bastante eficiente, pero de inmediato notamos que hay algo raro. Su relación con el resto de las personas es nula, incluso agresiva a la menor provocación, es claro no se encuentra a gusto, pero no sabemos lo que le sucede. De pronto recibe la noticia d que su hermano Joe ha muerto en un accidente marítimo, por lo cual debe regresar a Manchester, su pueblo de origen, primeramente a identificar el cuerpo de su hermano y posteriormente a cerrar todos sus asuntos pendientes, enterándose de que ha sido nombrado tutor de su sobrino Patrick. Lee se niega a asumir ese rol, sin embargo inicialmente lo realiza muy a su manera. Poco a poco irá desenterrando recuerdos y sabremos el porqué de su tristeza permanente.

“Manchester by the Sea” es el mas reciente trabajo del director Kenneth Lonergan y es simple y sencillamente soberbio. Lonergan se encarga del guión y de mostrarnos un excelente trabajo de Casey Affleck. Es sorprendente el nivel de introspección que hace del personaje y de cómo con una simple mirada contagie tanta tristeza. Michelle Williams en el papel de Randi, la exesposa de Lee, demuestra nuevamente que es una de las mejores actrices de su generación en un papel breve pero muy potente. Ellos dos tienen una de las escenas mas tristes y demoledoras que he visto en mucho tiempo. Y si hablamos de estas dos grandes actuaciones no podemos dejar fuera a Lucas Hedges como el sobrino de Lee. Ambos demuestran una gran química que uno juraría que realmente son familiares. En no pocas escenas con solo mirarse expresan demasiadas cosas. Ambos se identifican como su único vínculo con el concepto de “familia” y muy a su manera se aferran el uno al otro, sin dejar de lado comentarios llenos de humor, a veces con mucho sarcasmo de por medio, aunque la historia es tan triste que uno se siente culpable de reírse.

Kenneth Lonergan nos da una excelente película, bellamente contada, con pausas y si prisas sin caer en el error de complacer al público con finales color de rosa, pues no todas las historias terminan de  esta manera. “Manchester by the Sea” nos habla de la tristeza que alberga en las personas, pero también del perdón, tanto hacia los otros como hacia uno mismo, que es quizá el mas difícil de lograr.

Una estupenda película que no se deben perder.

Deja un comentario