«

»

Mar 16

Logan: Una triste, violenta y magnífica despedida

Estamos en el año 2029, los X-Men son sólo un recuerdo y encontramos a Wolverine conduciendo una limusina. Ya solamente se hace llamar ‘Logan’ y se la pasa bebiendo alcohol. Está cansado, enfermo y ya no responde tan fácilmente a las peleas en las que se ve obligado a participar. Vive en la zona fronteriza con México, en donde tiene escondido a un tristemente senil Profesor Xavier, de quien está a cargo consiguiéndole medicamento de manera clandestina.

Un día el pasado lo encuentra de dos formas: una niña que cuenta con sus mismas habilidades y una organización que se encarga de crear mutantes con fines bélicos. Empujado por el Profesor X termina protegiendo a la niña a través de los Estados Unidos para ponerla a salvo.

“Logan” es la película que se merecía Wolverine. Hugh Jackman aceptó reducir drásticamente su sueldo con tal de plasmar en pantalla toda la violencia que el personaje lleva en su interior. Y vaya que lo muestran. Su director James Mangold no se detiene al mostrar decapitaciones, sangre, cortes de piel y personas literalmente atravesadas por las garras de adamantium. Sumado a ésta violencia gráfica tenemos la violencia implícita, esa que percibimos prácticamente durante toda la película con diálogos sin ninguna censura, gestos, actitudes y un Logan extremadamente enojado con la vida, prácticamente deseando morir. A diferencia de otras películas de superhéroes la violencia no está en coreografías para emocionar al público, aquí todo acto de violencia tiene consecuencias. Logan está débil pero sigue siendo salvaje y brutal, y por cada combate que tiene y sale victorioso lo vemos salir cubierto de sangre y heridas graves, pues su regeneración celular ya no funciona como antes. De igual manera es doloroso ver al viejo Profesor Xavier dependiente de Logan para todo, además de sufrir fuertes ataques que ponen en peligro tanto su vida como la de quienes lo rodean.

La sorpresa de la cinta es Dafne Keen, quien interpreta a Laura, mejor conocida como X-23, la mutante creada por una agencia y que escapa ayudada por una enfermera. Desconcierta ver a una niña interpretando el rol de un personaje lleno de tanta ira y capaz de matar con semejante frialdad. Es el relevo perfecto de Logan y esto se explica perfectamente durante la película.

Bienvenidas películas de este tipo, que se atreven a contar historias desde una perspectiva más adulta, sobre todo con este nivel de resultados. Ojalá que como publico tuviéramos el criterio para entenderlo y no saber de historias de padres que “logran” (porque para ellos es un logro) meter a sus hijos menores de edad a las salas burlando la seguridad y exponiendo a sus propios niños a material tan violento y no apto para su edad. Si consideran que la cinta no es tan violenta me indica que o bien ya perdieron la sensibilidad o no entendieron lo que acaban de ver.

Es triste decirle adiós a Wolverine, pero se agradece que se haga con esta gran película. No se la pierdan.

 

Deja un comentario