«

»

May 16

Shyamalan lo vuelve a hacer

M. Night Shyamalan tuvo un debut comercial soñado con ‘El Sexto Sentido’ que pareciera le hizo mas daño que beneficio, pues a partir de ahí todo el mundo le exigía que hiciera lo mismo, que incluyera un giro sorpresivo y básicamente era medido contra esa película. Aun así logró para mi gusto cintas excelentes como lo fue ‘El Protegido’, ‘Señales’ e incluso un par de escalones por debajo ‘La Aldea’ y ‘La Dama en el Agua’. Lo que vino después fue un intento de Hollywood por engullirlo mientras comenzaba a tropezar y a recibir porrazos de uno y otro lado. Finalmente después de un receso al parecer se replantea las cosas y regresa con la muy apreciable ‘La Visita’, en donde con un presupuesto bastante bajo hace milagros con el ya muy recurrido “found footage”. Esta vez repite la fórmula del presupuesto limitado (me imagino que con esto gana libertad creativa) y vuelve a dar un golpe de autoridad para entregarnos ‘Fragmentado’ (Split).

 La historia se centra en Kevin (un extraordinario James McAvoy), quien sufre de trastorno de personalidad múltiple, la cual se atiende con la doctora Fletcher (Betty Bucley). Kevin tiene identificadas 23 diferentes personalidades, una de las cuales secuestra a tres jóvenes a quienes tiene encerradas en lo que parece ser su casa. Casey, una de las chicas, identifica cierta parte del problema y trata de lidiar con él, mientras sus amigas poco a poco caen presas de su propia desesperación por salir. La cuestión es que al parecer hay una personalidad adicional que está por salir a la luz.    

Shyamalan como ya es costumbre maneja muy bien el suspenso desde el inicio de la cinta, aunque desde mi puto de vista se extiende un poco en el metraje y alguna de las sesiones entre Kevin y la doctora pudo haberse eliminado,  aún y con que en cada escena McAvoy se luce metiéndose literalmente cada personaje bajo la piel. Incluso sin decir palabra uno pudiera adivinar cual es la personalidad que está a flote en ese momento. Sus interacciones con Casey (Anya Talor-Joy, quien ya había dado muestras de su talento en la grandiosa ‘The Witch’) son bastante buenas y logran una gran química entre ellos, en este caso como cazador y presa.

El final está muy bien manejado, pero es justo en la última escena cuando Shyamalan pone la cereza en el pastel, que deja a quienes somos admiradores de sus películas a punto de ponernos de pie para aplaudir.

Si no la ha visto dele una oportunidad a esta buena película de suspenso.

Deja un comentario